Porque las axilas huelen tanto

Estás pasando un buen rato, charlando con los amigos con una buena dosis de risas, cuando, de repente, un movimiento más amplio con los brazos revela la verdad: tus axilas están con un olor muy desagradable.

Las razones pueden ser las más variadas — desde la falta de un desodorante más fuerte hasta algún tipo de disfunción en el cuerpo – pero el hecho es que todos nosotros en algún momento en la vida ese olor desagradable del sudor lo exhalamos.

Probablemente has escuchado que la causa de este mal olor está relacionada con la proliferación de las bacterias. Pero ha llegado el momento de entender mejor lo que sucede bajo el brazo y saber porque otras partes de tu cuerpo no tienen ese olor tan desagradable de las axilas.

sudor-axilas

Todo ocurre en las glándulas

Existen dos tipos diferentes de glándulas sudoríparas que están relacionadas con la secreción de sudor en nuestro cuerpo.

Las glándulas ecrinas están distribuidas en todo el cuerpo y son las responsables por la excreción de sudor que se compone básicamente de agua y sales, tales como cloruro de sodio, potasio y bicarbonato. Estas glándulas trabajan continuamente para que la evaporación del sudor sirva como un mecanismo termorregulador y para mantener el equilibrio de electrolitos en el cuerpo.

glandula-sudoripara-microscopio

Glándula sudorienta

En cambio las glándulas apocrinas se encuentran solo en algunas áreas del cuerpo (adivina) – como las axilas y la ingle. Situadas cerca de la superficie de la piel, estas estructuras segregan dentro del folículo del pelo un tipo de fluido más grasiento e inodoro que acostumbra a ser liberado en situaciones de stress emocional.

Estas dos glándulas también son responsables por la producción de feromonas, que son sustancias que provocan reacciones fisiológicas y de comportamiento, tales como la atracción sexual, por ejemplo.

Ah, las bacterias!

La cantidad de bacterias presentes en el cuerpo humano es simplemente increíble, llevamos alrededor de 100.000.000.000.000 (100 trillones) de ellos a dondequiera que vayamos. Y entre todos los espacios que estos microorganismos podrían ocupar en tu cuerpo, y adivina, hay una gran variedad de ellos que prefieren instalarse en los “sobacos”, como dirían algunos, pero para no herir la sensibilidad de nadie, diremos Axilas.

Lógicamente, con 1 millón de bacterias por centímetro cuadrado de axila, no hay manera de escapar del mal olor. Eso es porque los organismos tales como Corynebacterium spp., Staphylococcus spp, Micrococcus spp. y Propionbacterium spp se alimentan de algunos compuestos presentan en el sudor y dependiendo de la “oferta” de alimento, producen diferentes olores.

Staphylococcus-spp

Staphylococcus spp

Según la Real Clear Science, las moléculas de azufre son los peores, porque dan ese olor nauseabundo a las axilas de cebolla. Y siguen comentando que la descomposición del ácido propanoico y del ácido isovalérica se refiere a un pie sudado, mientras que el ácido etanoico trae recuerdo al vinagre. Otros compuestos también pueden resultar en olores que se parecen con el comino o el almizcle.

Pero no todo es flores y siempre puede hay algo peor, hay una condición llamada trimethylaminuria (también conocido como síndrome del olor del pescado). Es un trastorno genético que impide que el cuerpo pueda “romper” las moléculas de trimetilamina presentes en algunos alimentos – lo que da como resultado que el sudor, la orina y el aliento, tengan ese olor a pescado. Esta condición es rara y afecta a uno de 10 mil personas.

La importancia de los olores

A pesar de las molestias que los malos olores de nuestro cuerpo puedan causar, sabemos que los olores son importantes. Los investigadores han descubierto que algunos mamíferos nacen con diferentes aromas, organizados según el tipo. Esta característica funciona como una especie de identificación que permite que cada individuo pueda ser reconocido por otros.

Curiosamente, las pruebas con ratones demostraron que, independientemente de la dieta del animal, este olor individual no cambia. “Si este fenómeno se demuestra con los seres humanos, hay una posibilidad de desarrollar mecanismos para identificar los olores individuales en los seres humanos”, señala el estudio.

Las pruebas realizadas hasta ahora mostraron que los perros eran capaces de reconocer a los pacientes con cáncer de próstata por el olor de las muestras de orina, que indica que algunas enfermedades pueden cambiar nuestros olores.

Fuente imagen: https://www.flickr.com/photos/gaelx/

10 Comentarios
  1. Wendy
    • M
      • julieta
        • Martin
        • Ann
        • Jorge mg
      • Araceli Odriozola
  2. Sheila
  3. Olga
  4. andru