La hipótesis de la Tierra rara ¿Estamos solos en el Universo?

La Hipótesis de la Tierra Rara ¿Estamos solos en el Universo? Esta hipótesis sostiene que el surgimiento de formas de vida complejas en nuestro planeta es consecuencia de una combinación improbable de eventos.

En nuestro vecindario galáctico hay mas estrellas que granos de arena de todas las playas del mundo, y por lo menos deben existir vida compleja de muchas formas y tamaños, y seria egoísta por nuestra parte pensar que solo existe vida en la tierra, puede que en este momento civilizaciones de otras galaxias o de nuestra vida láctea que están al igual que nosotros en establecer algún contacto.

Actualmente, hay varios indicios que apuntan la existencia de vida en otros planetas del universo, incluso en nuestra Vía Láctea. Pero en el campo de la Astronomía planetaria y la Astrobiologia, la Hipótesis de la Tierra rara utiliza este hecho para sus argumentos. Y dice, que la vida en el planeta tierra, es resultante de la combinación de circunstancias astrofísicas y geológicas que son muy raras e inverosímiles, y que es muy improbable y muy raro que se repita en otra parte del Universo.

El término Tierra Rara es el resultado de un libro publicado por los científicos Peter Ward y Donald Browniee en el año 2000.

Hipótesis de la tierra rara

La hipótesis de la tierra rara fue explicada por los científicos, quienes argumentaban que nuestro planeta es hogar de complejas formas de vida debido a los acontecimientos inusuales.

Para que haya vida en un planeta es necesario que este se encuentre en la zona habitable de una galaxia, que cuente con un sistema planetario con una estrella central, que la órbita del sistema sea favorable, que el tamaño del planeta no refleje mucha gravedad o poca gravedad, que haya un satélite natural que lo beneficie, que la suma de los factores que permiten la existencia de un campo magnético y de placas tectonicas, así como océanos para que la vida se desarrolle a partir del agua, que la química del aire permita la respiración y de otras varias circunstancias que sean adecuadas para la vida.

Supernova destruyendo tierra

La base de la argumentación de los científicos Peter Ward y Donald Browniee está en la posición de un planeta en relación al centro de su galaxia. Analizaron que la distancia influye en la cantidad de metal disponible en un planeta. Los metales son importantes para la formación de planetas rocosos. Pero esto no basta, se debe tener en cuenta también la cantidad de rayos X y de rayos gamma recibidos por el planeta. La posición del sistema con respecto al centro de una galaxia influye en la aparición de supernovas que puede destruir todo, y también en el riesgo de choques con grandes meteoritos, que el planeta se beneficie de contar con gigantes gaseosos a su alrededor para que actúen como escudos contra meteoritos que se le acerquen y para que estabilice la órbita del planeta. Considerando estos argumentos y sus relaciones con eventos especiales, los científicos clasificaron a la Tierra como integrante de una singular zona habitable del universo. Planetas y regiones del espacio que son incapaces de albergar vida fueron llamadas por ellos de zonas muertas.

Pero la hipótesis de la tierra rara es muy cuestionada, y tiene detractores como Carl Sagan y Frank Drake. Estos científicos defienden el principio de Mediocridad, que concluye diciendo que la Tierra es un planeta rocoso típico, situado en una típica región de un típico sistema planetario. Este el Universo, muy probablemente, está llena de vida muy compleja.

zona galáctica de habitabilidad

En los últimos años, los investigadores han descubierto cientos de planetas ubicados en posibles zonas habitables del universo, incluidos los planetas con características similares a la Tierra. Recientemente, el argumento sobre la metalicidad de los planetas fue superado, revelando exoplanetas en regiones de baja metalicidad del universo. Para la Hipótesis de la Tierra Rara, la situación de la Tierra en la Vía Láctea es algo muy raro en el universo, pero no se descarta la posibilidad de ocurrencia. Sin embargo, creen que, si hay otro planeta con condiciones similares a las nuestras y que alberguen vida compleja, difícilmente haremos algún contacto, ya que estos posibles planetas deben estar muy distantes en el universo.