Científicos logran implantar recuerdos artificiales en ratones durante el sueño

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Nature Neuroscience, es posible implantar recuerdos artificiales en ratas durante el sueño. Si este proceso fuera posible aplicar en humanos, el método puede ser utilizado para tratar el trastorno de estrés post-traumático, dicen los investigadores.

En el estudio, los científicos utilizaron implantes eléctricos en el cerebro de los roedores, que creaba una sensación de “recompensa” cada vez que el animal pensaba en un determinado lugar durante el sueño. Cuando se despertaban, los ratones se dirigía al lugar, indicando que la memoria está implantada.

recuerdos artificiales

Imagens Wikimedia Commons/Janet Stephens

Investigaciones anteriores ya han demostrado que la memoria puede ser creada y manipulada en ratones, pero los hallazgos publicados esta semana muestran que esto puede ser hecho durante el sueño. “Aprender durante el sueño, siempre ha sido un sueño, con el perdón del juego de palabras”, dice Karim Benchenane, uno de los autores del estudio, indicando una de sus aplicaciones.

Implantando la memoria

El experimento fue hecho en 12 ratones de laboratorio con implantes cerebrales. Los animales fueron colocados en un área circular con un metro de diámetro y los implantes permitían a los investigadores identificar las células cerebrales que eran activadas cuando el roedor entraba en un área en particular.

Estudios anteriores ya han demostrado que diferentes grupos de células se activan cuando el animal circula por las distintas áreas. Llamadas células de lugar, funcionan como un GPS natural. Cinco de los ratones fueron estimulados con la sensación de recompensa cada vez que las células relacionadas a ese lugar específico en que estuvieron se activaban durante el sueño.

Cuando los roedores se levantaban, se quedaban cuatro veces más tiempo en ese lugar, lo que no hacía antes de que el experimento empezara. Lo mismo sucedía con otros cinco ratones que eran estimulados por el implante en vigilia. El grupo de control, eran dos animales que no recibieron ningún estímulo, y que no cambiaron su comportamiento.

Los científicos ven que el método puede ser usado, en teoría, para atenuar los efectos del trastorno de estrés post-traumático, al asociarse con sensaciones positivas toda vez que el recuerdo del evento perturbador surga durante el sueño. Los investigadores sólo no saben como hacer esto sin utilizar medios tan invasivos como los implantes.