¿Qué provoca el sonido del trueno?

Todo lo que necesitas saber sobre lo que provoca el ruido del trueno después de un rayo

Antes de seguir, ¿sabías que? Un rayo es la onda eléctrica, el trueno es el sonido, y el relámpago es la luz que se emite.

Todo lo que escuchamos es el resultado de vibraciones en el ambiente que llegan a nuestros oídos en forma de ondas sonoras. Por tanto, el sonido, es decir el trueno, que se produce después de un rayo es también el resultado de la vibración desde el exterior, en este caso, generada por una fuerte descarga eléctrica que se establece entre las nubes y la tierra terrestre.

El rayo genera una corriente eléctrica de alta intensidad que ioniza el aire a lo largo del camino, produciendo una estela de luz sobre-calentado que conocemos como un relámpago. El aire alrededor de esta corriente se calienta rápidamente hasta una temperatura de 27.000 ° C.

Dado que el fenómeno ocurre en cuestión de momentos, las partículas de aire se expanden por el calor y se comprimen inmediatamente por enfriamiento de la atmósfera. Por lo tanto, se crea una onda de aire comprimido que se expande como una explosión en todas las direcciones, creando el ruido que llamamos trueno.

sonido-trueno

La velocidad de la luz y el sonido del trueno

Primero vemos el relámpago y después escuchamos los truenos, esto es porque la velocidad de la luz es mucho más rápido que la del sonido. En general, el trueno es un gran estallido, pero dependiendo de la región o de la formación de la tierra, puede repercutir en múltiples ecos, especialmente en ciudades con muchos túneles y edificios.

Popularmente, podemos establecer la distancia de un relámpago en relación al observador contando los segundos entre la percepción del relámpago y de la escucha del trueno. Cada segundo que separa los dos eventos representa una media de 300 metros de distancia.

El espectáculo de luz y sonido generado por los rayos es una combinación de la vibración de las partículas de aire y la perturbación de las fuerzas eléctricas en la atmósfera de la Tierra. Este fenómeno increíble muestra toda la fuerza de la naturaleza y nuestra insignificancia en los grandes eventos climáticos.